Sobre el amor y otras distopías de Orwell

Amar es desafiar al líder; amar es humano y una sociedad que cree que la gente debe dejar de serlo no puede permitirse el lujo de que haya individuos enamorados y dispuestos a sacrificarlo todo por algo que no sea el sistema. El amour fou de los surrealistas es un crimen nefando en el mundo de 1984.

 

George Orwell no era vidente, pero sabía lo que le esperaba al mundo.

George Orwell no era vidente, pero sabía lo que le esperaba al mundo.

Mis lectores reincidentes habrán notado que cada vez que personas sin la menor importancia – los políticos – dicen cosas que a pocos interesan pero que a todos nos arruinan, escribo una crónica sobre literatura. No me malinterpreten: no pretendo huir de la realidad, desgraciadamente ni escribiendo guiones pornográficos se puede evitar el horror de esta dimensión desconocida que es la política del siglo veintiuno. Sin embargo creo que las sandeces que escupe el remolino de Maelstrom que tienen los políticos en la cara actúan como un catalizador literario, haciendo que recuerde algún libro leído o que surja en mí la necesidad de escribir.

Esta semana, por ejemplo, el acicate vino de las filas gobiernistas. El Mundial de fútbol ha opacado el ingenioso – y, ¡SIN DUDA!, tergiversado por la prensa “corrrrrrrucccccta” – símil entre el Ecuador socialista del siglo veintiuno y las España e Italia fascistas del siglo veinte, que improvisó el inefable Vinicio Alvarado. Las sabatinas del otro inefable, que son expertas en reproducir y producir cantinfladas, en todo caso optaron por hacer un muletazo con verónica, pase de pecho y olé, olvidándose de que sí existen desocupados que oyeron la entrevista completa y saben que ni los tuits mal escritos salvan a aquel que disparó la flecha o dijo la pavada sin medir las consecuencias.

El caso es que Franco y Mussolini sí hicieron transformaciones; basta con leer a José María Gironella y su novela Un millón de muertos o a Curzio Malaparte y su La piel para saber que el costo de las bien amadas carreteras fue el bombardeo de Guernica o la dialéctica de los puños y las balas que se le aplicó a Federico García Lorca.

Uno de mis placeres secretos – por todos conocido – es la ciencia ficción, por lo que he recordado que muchos escritores como Bradbury, Huxley, Wells y Orwell se han inspirado en los actualmente tan admirados constructores de carreteras – fascistas y comunistas – para presentarnos historias donde la bella e idílica Utopía de Tomás Moro se pone de cabeza para dar lugar a un infierno tiránico, donde dictadores, que queman libros o solo aparecen en carteles, son los Deus ex machina que cambian para siempre – y para mal – los destinos de los protagonistas de las novelas.

El mundo según "1984". Aún no se ve así, pero el 99% de las republiquetas y/o similares tienen su gran hermano más o menos drástico.

El mundo según “1984”. Aún no se ve así, pero el 99% de las republiquetas y/o similares tienen su gran hermano más o menos drástico.

Precisamente George Orwell o Eric Arthur Blair, como lo llamó su mamita, nos legó la maravillosa 1984, resultado de su decepción del comunismo y su aterradora experiencia en la Guerra Civil Española, donde pudo ver de primera mano las atrocidades que cometían los comunistas – empujados por papá Stalin desde la Unión soviética – y los fascistas – apadrinados por Mussolini, desde Italia, y Hitler, desde Alemania, –; supo de las torturas que agentes de la OGPU, ancestro no menos siniestro de la KGB, administraban a trotskistas y anarquistas, y también de las barbaridades cometidas por la Falange y los moros que invadieron con Franco desde África la España de la Segunda República.

En 1984 el mundo se ha dividido en tres superpotencias – Oceanía, Eurasia y Estasia, es decir, el Asia oriental – que alternan entre la guerra y la alianza, al tiempo que manejan a su antojo la vida de millones de seres humanos que desconocen por completo los mecanismos y engranajes que mueven los hilos de sus vidas.

Winston Smith, el protagonista de la novela, vive en Oceanía, no sabe con certeza cuál es su edad y trabaja para el partido de gobierno – el único – y, por ende, para el líder, el Gran Hermano; su obligación es reescribir, literalmente, la historia al antojo de la política oficial – hoy se está poniendo de moda este proceder –, de forma que nadie tiene una idea clara de cómo es el mundo. Solo se puede saber lo que el gran jerarca quiere que se sepa.

Winston Smith trabajando para la SECOM y la Secretaría de la Presidencia del Ecuador (retratado mientras reescribía la historia para que Eloy Alfaro fuera linchado por el diario El Comercio).

Winston Smith trabajando para la SECOM y la Secretaría de la Presidencia del Ecuador (retratado mientras reescribía la historia para que Eloy Alfaro fuera linchado por el diario El Comercio).

Smith, en todo caso, es un hombre sensible, curioso y melancólico que prueba el fruto prohibido del conocimiento y arrastra consigo a una Eva – Julia es su nombre – que, en apariencia es una fanática del sistema, pero que en el fondo lo único que necesita es otro ser humano que le permita huir de la soledad en la que viven todos los ciudadanos de ese mundo.

Ambos sucumben al amor, al placer y, a través de ellos, a la rebelión. En el universo totalitario de 1984 el primero está proscrito porque no hay mayor y más peligrosa forma de rebeldía que querer a otro, y el sexo es solo una actividad reproductiva.

Amar es desafiar al líder; amar es humano y una sociedad que cree que la gente debe dejar de serlo no puede permitirse el lujo de que haya individuos enamorados y dispuestos a sacrificarlo todo por algo que no sea el sistema. El amour fou de los surrealistas es un crimen nefando en el mundo de 1984.

A Winston Smith le gustaban más los libros de política que el sexo. Se cree que su vocación era la sociología.

A Winston Smith le gustaban más los libros de política que el sexo. Se cree que su vocación era la sociología.

Al final, el sistema doblega a los amantes, sometiéndolos a torturas físicas y psicológicas espantosas, cuyo objetivo es que los monstruos del amor, la inteligencia y el pensamiento individual mueran o, por lo menos, se callen para siempre. Winston Smith y Julia se vuelven a ver poco antes de que concluya la novela, pero se ignoran, casi no se reconocen porque el Gran Hermano, si es que existe – algunos sospechan que solo es una imagen para encubrir a un aparato burocrático nefasto –, ha logrado su cometido: aniquilar el amor con proclamas patrióticas y con la crueldad animal de todo tirano que aborrece y teme al discernimiento, la inteligencia y la pasión creadora.

Por lo demás, Orwell renunció definitivamente a cualquier ideología capaz de auspiciar a la tiranía y al autoritarismo, convencido de que los humanos no necesitamos padres abusivos que nos digan qué debemos leer, cómo tenemos que pensar o a quién es apropiado amar; no importan las carreteras o los lindos edificios que se construyan, pues no hay bienestar económico que valga si el costo es la esclavitud moral e intelectual.

¿Será que algún día nos prohibirán el amor? Ojalá que no.

 

¬¬

¿Cómo se reproducen las telenovelas de narcotraficantes?

Angélica Blandón te invita a olvidar el cuerpo de las mujeres y a amar el "interior".

Angélica Blandón te invita a olvidar el cuerpo de las mujeres y a amar el “interior”.

En los últimos años hemos presenciado una extraordinaria proliferación de telenovelas cuya trama se desarrolla en el mundo de los capos de la droga, lo que nos empuja a preguntarnos: ¿de dónde salen?, ¿cómo se producen?, o mejor dicho: ¿cómo se reproducen? Sí, porque sobre su producción no hay mucho que decir, al fin y al cabo basta que un tal Cadavid con un tal John Jairo se reúnan en alguna oficina de un canal de televisión colombiano – o estadounidense pero de gran influencia latina – y firmen el contrato, macabra sentencia de muerte, que condenará a miles de espectadores, que no tienen dinero para pagar televisión por cable, a meses de tortura con acento paisa.

Por lo demás, lo que interesa a todo neuropsicólogo – grupo al que tengo el altísimo honor de circunscribirme – es conocer el génesis de cualquier fenómeno, puesto que es en la concepción donde se originan las anomalías genéticas.

En esa medida, ¿cuáles son los padres de este engendro mediático? Nadie sabe la respuesta, pero sí queda claro que se trata de seres malos – ¡muy malos! – que ante la completa falta de héroes latinoamericanos se han inclinado por hacer una fábula con los villanos; una fábula en la que, en principio, nos dicen que con el dinero mal habido se puede comprar todo, desde conciencias hasta “teticas”, para al final dejarnos con la gran lección moral de que no hay que ser mafioso porque se puede terminar preso en los Estados Unidos.

"No solo soy feo, soy el viejo Javi."

“No solo soy feo, soy el viejo Javi.”

Todo indica que la reproducción de las telenovelas de narcotraficantes no es sexual, más bien parece que es idéntica a la de las amebas, es decir por división celular, implicando que de una serie sale otra y de esta, otra y otra más, hasta que cuatro de los cinco canales principales de televisión nacional tienen al menos una historia de delincuentes en su horario estelar. Si ponemos en uno hallamos a un alias “Tanga Loca” acribillando con su metralleta a varios cristianos llamados Jairo, John o “viejo Javi”; en otro, nos encontramos con una fulana bien sensual – probablemente Leidy, Yomaira o Nayeli – que, con acento paisa y aguardentoso, seduce al obeso y calvo capo del cartel de Quindío. Si tiene suerte, sin embargo, puede ser que asista a una orgía con prepagos pereiranas en una hacienda del Valle del Cauca o a una cómica persecución de criminales más cercana a los gags de Charlot que a las escenas de acción de El padrino. ¡Qué emocionante ver un tiroteo en un corral donde gordas gallinas de campo expulsan huevos sobre la cabeza de un agente de la DEA que habla tan mal el inglés como el español!

Si practicásemos una ecografía para ver el feto de la telenovela de narcotraficantes, encontraríamos bellísimas actrices colombianas – lo mejor –, una amplia gama de actores que van desde los panzones hasta los ordinariamente musculosos – lo peor – o desde los mexicanos hasta los estadounidenses; también guiones, similares unos a otros – lo cual da pie a una nueva teoría sobre su origen: la clonación, llevada a cabo por una civilización extraterrestre que no busca destruir a la especie humana, sino sumirla en la absoluta vulgaridad –; y, por último, al FBI, la DEA, el DAS, la CIA, PAIS, ABCDE, FGHI, JKLMN y cualquier organización con o sin fines de lucro que pueda dedicarse a la tarea de perseguir narcotraficantes y/o a colaborar con ellos.

"¡No nos confundan, no somos prepagos, somos activistas de PETA!"

“¡No nos confundan, no somos prepagos, somos activistas de PETA!”

Es necesario tener en cuenta que la sobreexposición a esta clase de programas puede generar varios problemas como el onanismo, el instinto delictivo, el deseo antinatural de usar la jerga de los hampones colombianos y, el más peligroso de todos, ponerse el sobrenombre de “Jamón” para abrir una oficina dedicada al chulco en la Prosperina.

De todas maneras, para evitar que se tache a este estudioso de “apátrida” o “neoliberal” – ¡uy, qué miedo! –, he decidido concluir este artículo con una pequeña lista de cosas que no deben faltarle a un sujeto que decidió incursionar en el mundo de las telenovelas de narcotraficantes:

  • Calvicie; al contrario de lo que se cree, el pelo abundante hará que le pongan motes como “Fresita” o “Trapeador”, en cambio la alopecia lo transforma en un macho a carta cabal. Así que si tiene cabello, ¡RÁPESE YA!
  • Calvo, barbudo y con un gusto sofisticado para vestir, ¡así cualquiera puede enamorar!

    Calvo, barbudo y con un gusto sofisticado para vestir, ¡así cualquiera puede enamorar!

    Debe tener mucho pelo en el tórax, los brazos y el resto del cuerpo; este es complementario al anterior requerimiento, de forma que si le sobra mucho cabello en la cabeza y le falta en las nalgas, no dude en extirpárselo de la primera para implantárselo en las segundas.

  • Siempre termine sus frases con la conjunción “pues” aunque no venga al caso; por ejemplo: ¿por qué no te quieres casar conmigo, pues?, ¿tengo cara de delincuente, pues? ¿Qués’ pues, pues?
  • Obligue a sus amigos a llamarlo por un apodo tan simple como pegajoso: “chino”, “terciopelo”, “lima de uñas”, “vasectomía”, “colonoscopía”.
  • Rasúrese cada tres días, pues la lija en la cara es marca de masculinidad, similar al falo erecto que exhiben los monos en las selvas del África Subsahariana.
  • Sea machista, al fin que ningún tipo sería capaz de contratar a cincuenta prepagos para organizar una orgía pensando en que las mujeres tienen sentimientos… ¿o sí?
  • Si tiene esposa, novia, mamá, etcétera, olvídese de su nombre y llámela “vieja” a secas; de ahora en adelante para usted toda mujer es una vieja, no importa si es joven o vieja.
  • Hable mal el inglés o, mejor, no lo hable.
  • No acepte que le inviten a tomar aguardiente, sino un “aguardientico”.
  • Finalmente, ame las labores del campo, eso sí, siempre que estas incluyan cuidar al ganado porcino, vacuno y el refinamiento de la cocaína.
El cinturón de castidad del siglo veintiuno.

El cinturón de castidad del siglo veintiuno.

¬¬